diumenge, 6 de gener de 2013

Bad Boy



Bad Boy 2008  Burdeus
95 % Merlot i 5 % Cabernet Franc
18 mesos en bóta nova
Jean-Luc Thunevin. St. Émilion, Burdeus, França
thunevin.com
Enòleg: Jean-Luc Thunevin
15,40 €  (Vinissimus)

Fruita negra, xocolate, regaléssia, licor... 
Francés? Burdeus? Ben diferent. L'endemà té molts més matisos i està més bo que el dia que l'obrim. I l'endemà, encara millor.

[Com a curiositat, "bad boy" i "be negre" són els malnoms amb què Robert Parker anomena el Jean-Luc, el xic dolent de Burdeus, que fa un vi de garatge. Crec que el vi també es ven amb el nom de Mauvais Garçon. I he llegit que el vi s'hauria d'anomenar "Bad Girl" perquè Murielle Andraud -Château de Valandraud- n'és l'encaregada.
(A Bad Boy story. C’est Robert Parker qui, ayant donné à Jean Luc Thunevin le surnom de Bad Boy et de mouton noir, nous a donné l’idée de créer la cuvée Bad Boy. Après Bad Boy créé en appellation Bordeaux à cause des limitations des règlementations en vigueur à l’époque, il était naturel de faire un Baby Bad Boy avec la nouvelle appellation de vin de France permettant des assemblages inédits, et obligatoire de créer une Bad Girl en crémant de Bordeaux…)
Etiqueta: Eric Soulat

"El líder de los vinos de garaje, Jean Luc Thunevin, escribe con tinta de merlot (y un apunte cabernet franc) la historia vitivinícola de los míticos vinos de Bordeaux, tirando el podium de la clasificación de 1855 de los Grand Crus classés. Sí, él es un “bad boy” como lo bautizó el mismo Robert Parker. Esta historia está plasmada en la etiqueta. La oveja negra de los clásicos y acomodados châteaux franceses. Y lo es gracias a la serendipity de la vida, que le fuera mal en muchos trabajos y que no tuviera métodos para hacer el vino (solo los consejos de Alain Vauthier, propietario de Ausonne) hizo que hace veinte años revolucionara la enología con su Château Valandraud. Murielle, su ex-mujer y eterna novia, hija de jardineros e enfermera, cuida la viña como si fuera su jardín. Por ello, este vino aunque es comercial, sigue teniendo el espíritu aventurero, irónico, gamberro, auténtico, fresco y personal de esta pareja tan sincera y valiente de Saint-Emilion. En boca se doma la acidez con un tanino que la sabe conducir hasta un apasionante post-gusto. Un vino tanto para guardar como para beber, como la mirada azul que comparten esta pareja y que miran hacia la misma dirección, su otra propiedad en el sur de Francia. Un carácter que marca el estilo de sus vinos: potente, atrevido, complejo y directo. En esta botella la violeta nos da la bienvenida, las notas dulces las pone el chocolate blanco y la regaliz, los tostados del expresso y la untuosidad de un pastel. Un vino de gran riqueza no sólo por donde viene, si no por lo que va a ser y lo que significa: la suerte es de quien se la trabaja y sonríe al destino. "
Meritxell Falgueras, winesandthecity

Jean-Luc Thunevin's blog


I ací tenim un article interessant amb moltes fotos d'etiquetes, entre les quals hi ha la del Bad Boy:
Etiquetes de vins a Verema